Octubre 18, 2019

Más recursos se asignan para el Seguro Social Campesino

Carmen Paredes tiene 38 años, siete de ellos asegurada al Seguro Social Campesino. Ella se afilió por las atenciones médicas para sus cuatro hijos. “En el campo hay riesgos y aseguré a mi familia”, dice esta mujer, que reside en la localidad rural de Cangahua, perteneciente a Cayambe. Los afiliados a este Seguro, que cumplirá 51 años el próximo 28 de agosto, pueden acceder a medicina general, odontología y obstetricia. No solo ellos, también sus familiares, a los que se conoce como dependientes. Además, deben cumplir con el requisito de vivir en el campo y laborar en actividades agrícolas o pesca.

Carmen, por ejemplo, cultiva la tierra con su familia. Antes de afiliarse -cuenta- debía gastar en médicos y medicinas para tratar cualquier enfermedad; también optaba por sacar turnos en los centros de salud del Ministerio del ramo. “Me demoraba mucho en acceder a un médico o especialista”. Hoy, su situación ha cambiado. Con USD 2,31 mensuales cubre la atención médica, en primer nivel, de toda su familia. Es decir, se tratan heridas, se hacen curaciones y extracciones de cuerpos extraños. Aunque -reconoce Carmen- ha tenido que esperar más de un mes para acudir a un hospital de especialidades y practicarse dos cirugías: intervención ocular y pólipos uterinos. En el país hay 1,07 millones de afiliados. 64% son dependientes y 34% son jefes de familia. La cifra total es inferior a lo registrado en el 2016, en donde hubo 1,18 millones de asegurados (sin tomar en cuenta los jubilados).

Los datos nacionales son hasta julio y fueron proporcionados por el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).