Enero 18, 2020
El Productor

El Productor (6)

Rate this item
(0 votes)

Con un evento denominado «Promotores del Producto Turístico Ecuador Tierra del más Fino Chocolate», Ecuador celebró el Día Mundial del Cacao, mediante una articulación de los ministerios de Agricultura y Ganadería; Cultura y Patrimonio; y Turismo.

En Ecuador se estima que se produce cacao en 560.000 hectáreas destinadas al cultivo de cacao, mismas que son trabajadas por alrededor de 120.000 familias ecuatorianas, lo que representa un 4,5% de la Población Económicamente Activa del país y el 13,5% de la Población Económicamente Activa del sector agrícola.

Hasta 2019, el Ministerio de Agricultura y Ganadería ha intervenido en más de 200.000 hectáreas de cultivos cacaoteros, beneficiando a alrededor de 64.000 productores, quienes han recibido ayuda del Estado en cada una de las fases de su cultivo: desde la siembra de las plantas, hasta los correctos procesos pos cosecha que permiten garantizar calidad y dar más valor a su producto.

Durante el evento en conmemoración del Día Mundial del Cacao, efectuado en la Casa de la Cultura, el viceministro de Desarrollo Productivo Agropecuario, Byron Flores, destacó que “el Ecuador está por lo menos 20 años adelantado en tecnología cacaotera y estamos en la oportunidad de adelantarnos 20 años más y así ser el principal productor cacaotero del mundo».

Afirmó que el potencial cacaotero del Ecuador es inmenso y que ahora con políticas públicas claras y metas definidas a través del Plan de Mejora Competitiva Para el Cacao y sus Derivados, el país puede llegar a consolidarse como el referente mundial en producción de cacao.

El viceministro de Turismo, Mariano Proaño, mencionó el potencial agro turístico que otorga el cacao al Ecuador y señaló que nuestro compromiso es hacer del cacao y chocolate un motivo para visitar al Ecuador».

Tras finalizar el acto protocolar las autoridades de las diferentes carteras de Estado visitaron las instalaciones del Museo Nacional del Ecuador, donde conocieron más sobre el origen del cacao en el Ecuador, a través de piezas arqueológicas rescatadas en el cantón Palanda de la provincia de Zamora Chinchipe. Una vez finalizado el recorrido las autoridades participaron en una pequeña sesión de cata de chocolate ecuatoriano.

Como parte de la celebración también se realizaron talleres y charlas direccionados a promotores turísticos, con el objetivo de sensibilizarlos en aspectos clave para la promoción y comercialización de recorridos turísticos vinculados a la producción de cacao en Ecuador.

El primero de octubre fue declarado el Día Mundial del Cacao, esto según The International Cocoa Organization, resolución tomada en la ciudad de Berlín durante la convención de esta organización celebrada en mayo del 2008.

Este 1 de octubre también se celebra el Día Mundial del Café, producto que ocupa el sexto puesto de un listado de 50 alimentos con mayor presencia de antioxidantes, según una investigación realizada por The American Journal of ClinicalNutrition.

Bajo esta premisa el Ministerio de Agricultura y Ganadería ha definido al café como uno de sus rubros priorizados, por lo que su trabajo en este producto no se limita a su producción en campo, si no que va más allá y busca posicionarlo como parte de la identidad de los ecuatorianos.

Rate this item
(0 votes)

Por dos meses seguidos ha mantenido el primer puesto. El banano pasa a segundo lugar.

Por años el banano ha estado en el primer lugar entre las exportaciones no petroleras tradicionales. Pero en el 2017 perdió este puesto. Hace dos años fue la primera vez que perdió su liderazgo, luego lo recuperó; pero nuevamente lo desplazan. En este año por dos meses seguido el camarón lo ha puesto en el segundo lugar.

En mayo las exportaciones del camarón sumaron 1.482,1 millones de dólares y en junio fue 1.842 millones de dólares.

Mientras que Ecuador vendió al mundo banano por 1.444 millones de dólares y en junio de 2019 fue 1.706,1 millones de dólares.

Según las cifras del Banco Central del Ecuador la razón está en que el sector camaronero ha incrementado las toneladas vendidas en un 30,1 %. El monto sería mayor si no fuera porque el precio a nivel internacional ha caído en un 11,7 %.

En cambio el sector del banano ha podido subir las toneladas exportadas solo en un 3,1 %, en comparación con el primer semestre de 2018. Aunque el precio unitario subió 0,8 %, ello no fue suficiente para no perder el primer lugar.

Por su parte, la balanza comercial no petrolera aumentó su déficit en un 2,5 %, frente al valor registrado en el primer semestre de 2018. Ello implica que se está importando más productos no petroleros que los que exportamos.

Pero en la balanza comercial total la cifra es positiva, presentó un superávit de 110,7 millones de dólares, aunque fue 39,5 millones menos que el resultado obtenido en el mismo período de 2018, en el que se registró un superávit de 150,1 millones de dólares.

Rate this item
(0 votes)

La variedad se llama Rosana Inta 3.9 STS lograda en Bordenave. También es tolerante a glifosato y a STS. Es grupo III y ciclo largo. Ya está disponible para su comercialización.

El grupo de Mejoramiento y Calidad Vegetal de la Estación Experimental Agropecuaria Bordenave del Instituto Nacional de Tecnologíoa Agropecuaria obtuvo una nueva variedad de soja que tolera la falta de agua.

Diseñada especialmente para la región pampeana, Rosana Inta 3.9 STS se destaca por el alto potencial y estabilidad en el rendimiento, incluso frente a condiciones de déficit hídrico ocasionado por sequías temporales.

“La nueva variedad de soja fue desarrollada para adaptarse a diversos ambientes, sobre todo en aquellas zonas que poseen alguna limitante, como deficiencias nutricionales de los suelos o la presencia de sequías temporales”, expresó Fernando Giménez, especialista en mejoramiento genético de esa unidad del Inta y uno de los obtentores del cultivar.

Rosana INTA 3.9 STS pertenece al grupo de madurez III y es un cultivar de ciclo largo. “Es recomendado en toda la franja oeste y sur de la región pampeana para siembras de primera”, señaló Giménez.

El nuevo cultivar de soja es tolerante a glifosato (RR) e incorpora la tolerancia a sulfonilureas (STS). De acuerdo con Federico Moreyra, especialista en mejoramiento genético de esa unidad del Inta, “esta característica la convierte en una herramienta para fortalecer las estrategias de manejo integrado en el control de malezas resistentes o de difícil control”.

Además de poseer una amplia adaptabilidad y estabilidad en el rinde, Rosana Inta 3.9 STS tiene muy buen comportamiento sanitario, debido a que es tolerante al ataque de las principales enfermedades que afectan al cultivo.

La nueva soja del Inta se destaca por el alto contenido de proteínas en el grano. “Si bien, esta no es una característica con importancia comercial, es el principal atributo nutricional del poroto de soja”, afirmó Moreyra quien indicó que este aspecto “contribuirá a mejorar la calidad del grano a escala nacional”.

En cuanto al nombre de la variedad, Giménez explicó que se trata de “un reconocimiento a Rosana Kissner, técnica del grupo de Mejoramiento y Calidad Vegetal de la Experimental Bordenave, por su dedicación, capacidad y valores puestos al servicio de la Institución”.

El nuevo cultivar fue inscripto recientemente en el Registro Nacional de Cultivares del Instituto Nacional de Semillas (Inase). Gracias a un convenio de vinculación tecnológica (CVT) con la empresa SeedAR de Pergamino -Buenos Aires-, y su red de multiplicadores, Rosana Inta 3.9 STS está disponible para su comercialización.

Rate this item
(0 votes)

El director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), José Graziano da Silva, aseguró este martes que las ciudades son fundamentales para la transformación de los sistemas alimentarios.

La gran mayoría de la población mundial habita en estos momentos en zonas urbanas, pero en ellas también se concentra la insalubridad, el hambre y la pobreza, dijo en un evento en la sede de la ONU en Nueva York.

Frente a este problema, resulta urgente poner en práctica un sistema alimentario que ofrezca comida nutritiva y conserve los recursos naturales y la biodiversidad, apuntó.

El 80 por ciento de todos los alimentos producidos en el mundo se consumen en zonas urbanas, pero existen muy pocas políticas públicas en estos espacios sobre alimentación y promoción de estilos de vida saludables, advirtió.

A su cosideración, las costumbres alimenticias ya no se tratan de un problema individual o familiar: cada vez más atañe a la esfera pública.

Con relacion a ello, se refirió al Pacto de Milán, primer protocolo que exhorta a las icudades a desarrollar sistemas de alimentación sostenibles.

Para alcanzar la meta de la Agenda 2030 de acabar con el hambre en el mundo, no basta solo con el compromiso de los Gobiernos nacionales y lo local cobra mucha importancia, enfatizó.

En esta era de urbanización acelerada, las ciudades adquieren un lugar de mayor relevancia, observó el director general de la FAO.

Mientras la cifra de personas que sufren de hambre se multiplicó en los últimos años, paradójicamente, también se disparó el número de personas obesas debido al consumo de alimentos altamente procesados y poco saludables, alertó.

La presidenta de la Asamblea General de la ONU en su 73 período de sesiones, María Fernanda Espinosa, también reconoció los esfuerzos que realizan los alcaldes de varias ciudades con el apoyo de la FAO para acabar con el hambre, la inseguridad alimentaria y reducir los desperdicios de alimentos.

Un futuro mejor para todos, más sostenible e incluyente es posible, y las ciudades tendrán un rol importante en esa dirección, consideró la diplomática.

Altros representantes de ciudades como Nairobi (Kenya), Valencia (España), Quito (Ecuador), Praia (Cabo Verde), Surabaya (Indonesia) y Nueva York (Estados Unidos) se unieron para discutir sobre el desarrollo sostenible de las urbanizaciones en la sede de la ONU.

De acuerdo con cifras de la organización multilateral, el 55 por ciento de la población mundial vive actualmente en áreas urbanas y se espera que esta proporción aumente al 70 por ciento para 2050.

Rate this item
(0 votes)

El Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) de Costa Rica capacita hoy a 30 pescadores del Golfo de Nicoya en los programas de Marinero, Guía de Turismo Local y Estrategias para Jóvenes Emprendedores para insertarlos en el sector turístico.

La atención a las pesqueras para la reconversión hacia el turismo es una muestra del compromiso institucional con la creación de empleo con enfoque territorial’, apuntó el presidente ejecutivo del INA, André Valenciano al comentar esta nueva iniciativa.

En este caso, precisó, buscamos que las organizaciones pesqueras del Golfo de Nicoya, especialmente las de las comunidades de Paquera, Cóbano, Lepanto, Manzanillo e Isla Venado exploren nuevos modelos de negocio e incursionen en la industria del turismo para el desarrollo de sus comunidades.

Valenciano indicó que 30 representantes de nueve organizaciones de las localidades mencionadas reciben las clases en el Centro Nacional Especializado Náutico Pesquero, de Puntarenas, en un plan de estudios cuyo objetivo radica en que adquieran conocimientos que les permitan desarrollar proyectos turísticos en sus comunidades.

Por ello, reciben cursos de inglés, primeros auxilios, seguridad personal, prácticas marineras, servicio al cliente, plan de negocios y emprendimientos, entre otros.

Un comunicado de prensa de la entidad sostiene que esta iniciativa surgió del trabajo articulado entre el INA y la Unidad Coordinadora y Ejecutora del Golfo de Nicoya, la cual será complementada con la donación, por parte del Instituto de Control de Drogas, de embarcaciones que han sido decomisadas para adaptarlas al uso en pesca deportiva y cabotaje.

Lo anterior, exalta el INA, generará ingresos y empleo a las comunidades del Golfo de Nicoya.

Rate this item
(0 votes)

Si el Acuerdo de Suspensión del Tomate no se renueva antes del 7 de mayo, los casi 800 productores exportadores de tomate rojo mexicano tendrán que pagar fianzas temporales de exportación, lo que les implicaría un considerable desembolso financiero.

Estas fianzas de exportación garantizarían a la industria de Estados Unidos el pago de posibles aranceles a los que estarían expuestos los productores nacionales, en caso de que lleguen a determinarse, por la exportación de esta hortaliza.

Esto aplicaría a partir de mayo y hasta noviembre, cuando se prevé que la Comisión de Comercio Internacional (ITC) emita su determinación final de daño a la industria, explicó la Asociación Mexicana de Horticultura Protegida (AMHPAC).

“De mayo a noviembre habría ese pago que tendríamos que hacer. Si a noviembre el dictamen resulta favorable a nosotros y no hay aranceles, se nos devuelve el dinero, y si sí hay (aranceles) pues se cobra”, señaló Alfredo Díaz, director general de la Asociación.

La resolución final de la investigación que todavía lleva a cabo la ITC era uno de los pendientes en el proceso, se previó para abril de 2019, pero la fecha se recorrió y por eso ahora se espera que esté lista a principios de noviembre de este año.

De acuerdo con la AMHPAC, será la ITC la que en su determinación final establezca si el comercio de la hortaliza mexicana ocasiona daño a la industria de EE. UU. o no.

Si su resolución señala que no, la industria tomatera volvería a un comercio libre, escenario en el que no existirían ni pago de aranceles ni precios de referencia.

Pero si la decisión final de la ITC determina que sí hay daño a la industria de EE. UU., los productores mexicanos de tomate tendrían que pagar un arancel, cuya metodología y cálculo para determinarlo estaría a cargo del Departamento de Comercio de EE. UU.

Díaz Belmontes afirmó que la negociación entre los tomateros mexicanos y el Departamento, que son los firmantes del Acuerdo, aún no se ha llevado a cabo, pese a que desde el año pasado han insistido en platicar con su contraparte para renegociar.

El directivo dijo que confían en que el dictamen de la ITC sea favorable para México, pero advirtió que, en caso de que llegaran a establecerse aranceles, no sólo encarecería el tomate para el consumidor, sino que existe el riesgo de que dichas cuotas sean montos que los pequeños o medianos productores no puedan cubrir y decidan dejar de cultivar tomate.

“Habría productores que no pudieran, de momento, poder financiar ese costo y a lo mejor tendrían que dedicarse a producir otra cosa”, acotó el directivo.